Juguemos


-¿Quieres jugar?
-¿A que?
-No lo se, simplemente quiero jugar contigo, jugar con dragones y espadas, pensar en rescatar a una princesa de bellos ojos... O tal vez jugar a los juegos de antes, con canicas y trompos, ¿recuerdas mi trompo de madera, ese que siempre rompe los tuyos? Quiero jugar con los carritos de bombero y las patrulla desgastadas, jugar con pelotas de papel o ponerle una botella a la llanta de atras de la bici y sentir que es una motocicleta. Quiero revivir lo que se siente saltar en la lluvia, dormir en la casa del vecino. Quisiera jugar contigo, tomado de la mano, para dar vuelta con el cielo sobre nuestras cabezas y las preocupaciones por los suelos. Quisiera jugar, reir, compartir y fantasear.
-Juguemos entonces. Hay que olvidarnos de nuestra edad y nuestras responabilidades, aunque sea por una tarde, olvidarnos del trabajo y las envidias...Juguemos.
-Si!, juguemos a olvidar, a desaparcer, a renacer...










...Dark Angel...

5 comentarios:

  1. Juego muy seguido a eso...

    Y si, aún compro Frutsis y los pongo en la llanta de atras de mi bicicleta...

    ResponderEliminar
  2. hace poco cuando llovio jugue en los charcos con un amigo y cuando cumplio años mi hermanita rentamos un inflable y al final de la fiesta los adultos lo tomamos.

    porque siempre pareces tener tanta melancolia a la infancia?

    ResponderEliminar
  3. kaban...
    Que chido que aun puedas jugar...eso es bueno

    diabla...
    Bueno es porke, aunque no me guste decirlo, tuve una niñez muy pobre. Mi familia casi me obligo a crecer muy rapido (a los 9 ya trabajaba, a los 13 me pagaba la escuela) ademas de que los pocos amigos que tuve eran mucho mayores que yo. Esa es la razon de que la infancia me produzca melancolia, siempre quize una infancia "normal"

    ResponderEliminar
  4. Ah, yo nunca fui una nena. Mis hermanas eran mayores que yo y tuve una madurez extraña y era bien mamona. No me ensuciaba, no hacía mucho, me quedaba sentadita, divirtiéndome solo con mis pensamientos (eso explica muchas cosas....)

    Pero en la secundaria me las cobré: me trepé a muchos árboles, quemé varias cosas (incluyendo mi cabello), me rompí la ropa, me ensucié como nunca, me revolqué en el pasto... ah, tantas cosas. Y sigo haciéndolo.

    No te preocupes, cuando a Picasso le decían que sus dibujos parecían hechos por niños, él les contestaba que de niño pintaba como Rafael. Crecer al revés no es malo si sabes lo que quieres.

    Sé un niño. Siempre.

    ResponderEliminar
  5. allizzia...
    "Crecer al reves no es malo si sabes lo que quieres" buena frase, la tendre en cuenta. Habra que intentar ser un niño.

    ResponderEliminar