Antologia de una Mujer...


Pienso en los ojos de una mujer perdida en el tiempo y en una dimensión. Pienso en los ojos que son traicioneros, mentirosos, misteriosos, egocéntricos, profundos, hermosos, cautivadores, lujuriosos, soñadores, todo en una misma mirada. Pienso en los ojos que lloran aya cuando ríen, que ríen cuando lloran. Pienso en tus ojos. Pienso en los ojos de la chica que nunca tuve, de la mujer con la cual dormí, de la que me golpeo en la mejilla. Pienso en su mirada perdida en el horizonte de lo irreal...

Pienso en el cabello de oro, cobre u obsidiana. Pienso en su consistencia, donde los sueños se dejan volar a través de finos alambres y rizados mechones. Pienso en el dulce aroma, en el fino toque, en la cabeza sumergida entre años de cuidados. Pienso, en aquel éxtasis que es la exhalación del viento sobre tu cuello...

Pienso en los labios color angustia, reproche, susurro. Pienso en los labios color sangre, que corre entre la fisura de la boca, por la barbilla, por entre tus senos, que cae al vientre en una delgada linea, que divide el espacio entre que hay entre tú y yo. Pienso en los labios que se muerden cuando están nerviosos, que mojan los dientes en un beso, que rompen cadenas, que unen humanos...

Pienso en las manos frías, en los pies de seda, en los dedos ansiosos, en las uñas moradas, grises o nacaradas. Pienso en tantas cosas. Pienso en lo que seria de aquel que no ha conocido el cuerpo por excelencia, al alma manipuladora, a la triste sumisa, a la audaz. Pienso en la antología de una mujer, donde los dioses han dejado la huella de su existencia, a la que la naturaleza le dio el coraje y la compasión, el amor y la tenacidad. Pienso en una mujer, perdida en el tiempo y en una dimensión, con su mirada (y su alma) perdida en el horizonte de lo irreal...
*Las imagenes mostradas en este post pertenecen a DarkAngel y fueron
publicadas con la autorización de la chica, que por cuestiones
personales, prefiere permanecer en el anonimato.










...DarkAngel...

2 comentarios:

  1. Esto fue liso, perfecto, polvo suave entre los dedos.





    Y así.

    ResponderEliminar
  2. pienso en el fuerte abrazo de aquel que mis labios robó, pienso en la tembloroso caricia que me da...

    y pienso en lo infinito de ser complementos el uno del otro

    ***
    La Diablesa

    ResponderEliminar