Asesinato en una habitacion.

Pues bueno, queridos lectores, el primer libro que saldrá de Letras Olvidadas... Editorial, estara disponible el próximo lunes, así que estén atentos. Les dejo este cuento, dedicado a Mora. Lo siento chica, pero ayer se fue la luz y no pude terminartelo. Lo modifique un poco, espero que te agrade...



Hoy te vi salir de la cama. Levantaste las sabanas suavemente, creyendo que con eso no me moverías, pero al otro lado de la cama, mis ojos te veían atravez del reflejo de la ventana y el sol que entraba a la habitación y la llenaba de reflejos calidos. Caminaste, vestida solamente por un calzón de fina tela negra, el cual acomodaste de entre tus nalgas con un dedo. Bostezaste mientras te estirabas, haciendo que tu espalda se arqueara y tu pecho temblara. Te sentaste en el pequeño puff morado, encendiste un cigarro, miraste hacia el espejo, contemplando toda tu belleza. Tu cabello enmarañado, castaño fino, un poco undulado, tus ojos, donde lo infinito se graba, tus labios pequeños y rosados, con una sonrisa inocentemente maquiavélica. Tus dedos largos que jugaban con el tabaco, dando vueltas y vueltas, tu vientre plano, tus piernas largas. No podría describir la grandeza de un cuerpo como el tuyo, viéndose reflejado en el espejo de una habitación cualquiera, en un apartamento cualquiera. Te quedaste fumando, viendo ahora el techo, descubriendo formas extrañas formadas por entre la ru gosidad del tirol. De repente, estiraste la mano y tomaste tu vieja camiseta, esa que esta percudida y manchada, con el hoyo mas grande que eh visto en alguna prenda tuya, esa con la que te ves tan bien. Te la pusiste, acomodandote el cabello sobre tu hombro. Te veías tan sensual, el olor a noche aun no desaprecia de tu cuerpo, que podría aver saltado de la cama y poseerte nuevamente, como la noche anterior en la cual gemías entre mis manos, me arañabas mi espalda, mientras yo me perdía entre ese monte de Venus que es tu cuerpo.

Lastima que un cordón envuelve mi cuello.

Caminaste hacia mi lado de la cama con esa elegancia que te caracteriza. Lentamente te pusiste en cunclillas, para así quedar frente a mi y poder besar mis labios fríos una ultima vez, mientras con esos dedos maravillosos, cerrabas mis ojos. Ahora la oscuridad, que lo envuelve todo, solo me ha dejado el recuerdo de esa ultima noche contigo, mientras mis oídos, atentos a todo lo que ocurre a mi alrededor, escuchan una detonación seca, justo a un lado de mi, cubriendo la piel de mi rostro de algo que parece liquido, no sé, no lo puedo ver, pero se siente caliente, así como lo es tu presencia en este mar de recuerdos y vejaciones...












...Dark Angel...

5 comentarios:

  1. Wow, que narración.

    Tus escritos siempre me dejan con la lengua seca. Sin decir palabras.

    ResponderEliminar
  2. simplemente... brillante! Usted escribe muy bien, me gusta la narrativa de sus escritos, tal vez le deba un sí, aún no estoy segura

    ***
    La Diablesa

    ResponderEliminar
  3. allizzia...Pues, eso me alaga viniendo de usted.

    diablesa...Yeah!!...espero que si sea un si...Gracias...

    ResponderEliminar
  4. Tengo tiempo leyendo sus escritos, me da gusto saber que aun existe el interes por la escritura, sobre todo me sorprende el giro que le da a sus historias, haciendo de ellas algo muy diferente. Sigue asi!

    atte mora

    ResponderEliminar