Dos vidas


Y así, un día, el tiempo voló.
Tanto tiempo, tanto viento, tanto tanto.

Voló despacio, casi sin sentir, solo el viento lo llevaba entre sus hombros, solo él sabía su peso y su destino. Destino innegable, inevitable, solo transformable en lugar y forma. Toda caía, como lo hacen los suicidas, sin saber donde caer pero justo en el lugar preciso, todo sin miedo, sin prisas, sin presiones. Solo cayendo.

Y aquel día llego, como lo dije antes, inevitablemente llego.

Solo me arrepiento de no haber soplado antes.





... eh regresado.
Dark Angel

7 comentarios:

  1. Mi vida, que bueno es tenerte de regreso en las letras y pesamientos tan tuyos y que me encanta leer, el viento y el destino dos elementos intensos como tú.




    SIRACUSA

    ResponderEliminar
  2. Volvimos al mismo tiempo, oye y Siracusa tambien se desaparecio del blog?

    ResponderEliminar
  3. =)

    Un gusto, y qué buena re-bienvenida con estas hermosas líneas.

    Por acá nos andamos leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Holy Cthuhu's crap. You're back indeed.

    ResponderEliminar
  5. Que simple belleza Dark.
    Parece tal que el viento sopló
    para todos....solo espero
    que no deje de soplar.


    bienvenido....!!!

    ResponderEliminar