Un sentimiento...

-Tengo un sentimiento.
-¿Que clase de sentimiento?
-De que podría morir hoy.

-No, no me veas con esa cara, no es un juego. Hoy puedo morir y siento que no eh echo nada. Nada en mi vida, nada para nadie. Si desapareciera, nadie notaría mi ausencia. Seria como el viento que ah arrancado una hoja y se la lleva lejos, a la vista de todos, pero nadie se detiene por ella. Si desapareciera, que, ¿seria todo? mi nombre seria olvidado y mi rostro mutilado. Nadie recordaría como fui o que hice. Pasaría a la historia de mi familia como -oh, si, creo que se llamaba fulanito. Por cierto, ¿donde esta?- mas por cortesía que por preocupación. Mi tumba seria pisoteada y el tiempo seria lo único que pase por ella. Las flores marchitas, el césped alto, el agua podrida, el mármol gastado. Y cuando por motivos de espacio se necesite el lugar de mi descanso, sacaran mis restos y los venderán a un estudiante de medicina o a un brujo deseoso de un esqueleto humano. Mi cráneo terminara en la repisa de una recámara sucia y maloliente, con un par de velas rojas, una blanca y una negra haciendo de postes a mi nueva prisión. Alguien pintara extraños símbolos en mi frente y me expondrán como un objeto de estafas y engaños, mentiras y dioses falsos. Y al final, cuando la farsa termine, desecharan mi esqueleto a un basurero o quizás se tomen el tiempo de triturar mis huesos hasta hacerlos polvo. Polvo eres y al polvo regresaras. Extraña forma de regresar. Y así abre terminado, echo tierra por alguien que no conocía mi sexo, mucho menos mi nombre. Y todo porque no hice nada, me quede siempre donde le parecía mejor a otros y no a mi, quise hablar y me callaron la boca. Y mansamente respondí, con un movimiento de cabeza, dando la razón aya cuando debía de alzar la mano y protestar. Y por eso, hoy podría morir, porque sintiéndome así, no me importa el caminar sin ropa por entre la gente, no pienso en pensar, no me importa el mar de almas que me rodean y me excluyen, me odian, me ridiculizan. Quiero sentir que moriré y dejar de sentir que podría morir. El cielo raso se abre ante mi y subo ante lo que me espere arriba, sea la reencarnación o el descanso eterno. Sea el nirvana o el ego. Convertirme en algo nuevo o vagar por la tierra, escondiéndome a la luz del día y saliendo por las noches a seducir extraños y pervertir sueños. O simplemente dejar de existir, como el roció que no vemos cuando llega y no estamos cuando se va, como la cruda llama de una vela que consume lentamente oxigeno y este deja de serlo para pasar a alimentar el apetito del fuego. Consumirme con las brujas de antaño, lentamente ahogarme en mis propios pensamientos, en mi propia miseria. Encerrarme en las celdas de los delirios, en el calabozo del miedo. Desaparecer... Morir... Sentir...

-Hoy podría morir, y aunque lo deseo fervientemente, no estoy preparado para eso.

-Y sin embargo, yo notaría tu ausencia...





Hey, buenas tardes a las personas que leen esto, creo que desde ahora intentare poner una imagen en cada entrada, para eso de que no se vea tan cuadradon y le de otro toque. Haber que sale.
Recuerden, el heavy metal es cultura, el reggeton basura.














...Dark Angel...

4 comentarios:

  1. muy bueno, permites una reflexión sobre la vida...

    ResponderEliminar
  2. Oye buen dato lo del concierto de metal que me dices pero ese dia estare en un concierto bien bieeeen fresisima, a ver si saliendo todavia se puede. vives aca en queretaro?

    ResponderEliminar
  3. ¿Concierto? ¿Dónde? ¿Cuándo?

    ¿Sabes que es el mismo sueño de todos? Morir para ser recordado, y eso.

    Pero comienzo a pensar que a mi no me importa. Yo pienso que morir es simplemente morir. Caploom! Desaparecer. Finito.

    A muchos se les hace imposible incluso imaginar eso; pero no sé como mi mente un día lo asimiló.

    Yo pienso que lo único que siguen existiendo son los recuerdos. Los que yo dejo en ti, y tú en mi.

    Sé que algún día, cuando personas que ahora aprecio, y que quizá en un futuro ellos ni recuerden mi nombre; dirán a sus hijos:

    "Yo tenía una amiga que solía decir tal cosa. Yo le decía esta otra, y ella sonreía y decía, es más fácil así, ¿verdad?"

    Así, y quizá alguno de sus hijos recuerde esa frase y la mencione a alguien más. Una sola frase. Es todo lo que me toma.

    Todo lo que me toma para vivir.

    Pero es muy difícil llegar a pensar eso. ¿O no?

    ResponderEliminar
  4. Interesante reflexion, Me ha gustado...

    aunque, simplemente creo que el sentimiento que le pusiste por la preocupacion sobre y que pasara con mi cuerpo (Esqueleto) en este caso, fue muy buena, aunque, realmente cuando mueres no creo que te importe ya el plano fisico, ya que este se tenia que separar, pudrir y reciclarse algun dia...

    Dicen que el nacer y el morir son muy parecidos... ambos duelen...

    ResponderEliminar